Sumérgete entre cojines.

By in
1693

El cojín: complemento im-pres-cin-di-ble para darle el último toque decorativo a cualquier estancia: salón, dormitorio, terrazas… Los cojines aportan personalidad a los espacios. Sin ellos, la estancia está semi-desnuda.

No sólo refuerza un estilo determinado que hayas elegido para la estancia, sino que además, recurrir a los cojines lisos o estampados es un recurso ideal para romper el equilibrio de una decoración monocromática, anima las camas y sofás y, sin duda, aportan un aire nuevo y fresco a la habitación sin realizar un gran esfuerzo.

El cojín es el instrumento ideal para cambiar el aspecto de cualquier estancia de la casa, con ellos podemos renovar el ambiente con la llegada de una nueva temporada: los tejidos naturales, colores neutros o pasteles y las telas fresquitas son las claves para que los cojines sean el complemento perfecto en una decoración veraniega. Sin embargo, los tejidos más gruesos en tonos más intensos aportarán calidez y confort en los meses más gélidos.

Da igual el efecto que queramos transmitir, lo importante es elegir bien los tonos, tejidos y saberlos combinar. Y finalmente, colocarlos “con un poco de gracia”. Dicho así, parece que haya que estudiar un master para poner un cojín, sin embargo, en la práctica todo es mucho más sencillo. Sólo hay que tener en cuenta unos pequeños trucos para lograr un resultado perfecto.

¿Cuántos cojines pongo en el sofá?

Para crear una composición equilibrada, utiliza 3 o 5 cojines (siempre impares) y colócalos por tamaños: el más grande apoyado en el brazo del sofá y delante los pequeños. En butacas y chaise longues con un par de cojines bastará (aquí pares). Por ejemplo, en un sofá en tonos neutros o claros lo ideal es mezclar estampados (flores, rayas, de animales…) y tamaños. Lo más habitual para sofás de tres plazas son los cojines de 50 x 50 y 60 x 60 cm.

¿Y en la cama?

Lo ideal es jugar con tres medidas diferentes y agrupar los cojines por tamaños (los más grandes apoyados en la almohada). Además, si queremos conseguir un impacto visual, conviene escoger telas con distintos estampados estratégicamente coordinadas entre sí. No utilices más de cuatro prints distintos o el ambiente quedará recargado. Flores, rayas, lunares, bordados… Decídete por una gama de colores similares en todos los estampados. Si quieres apostar a caballo ganador, juega con los colores de las cortinas o del papel pintado, repitiendo el estampado en los cojines. Los dormitorios infantiles y juveniles permiten más licencias decorativas que el resto de estancias. Arriésgate y mezcla sin miedo telas de distintos estampados y texturas. Si son de diferentes tamaños mejor y los puedes colocar sin orden aparente. El efecto visual será más dinámico y divertido.

Resultado de imagen de camas con cojines

Ya sabes, decora tu sofá y tu cama con cojines y lograrás crear un espacio súper acogedor. Y si pones muchos… ¡déjate abrazar por ellos!.